Buscar información en clase de idiomas (parte I): tres problemas y cuatro consejos

Ayer tuve que buscar información sobre el uso de pijamas fuera de casa. Pasa muchas veces que no encuentras la información que buscas. Este problema puede ser por tres motivos:

Las palabras y el idioma

Es importante utilizar el idioma adecuado y las palabras correctas. Vamos a ver un ejemplo:

Sólo hay una letra de diferencia entre las dos búsquedas

A la izquierda he escrito la palabra en español y a la derecha en inglés. Las imágenes y las palabras relacionadas son muy diferentes, ¿verdad? 🤔¿Son distintas las sugerencias de compra patrocinadas?😮 Con un círculo rojo ⭕ podemos ver dónde configurar el idioma. También tenemos otro problema en las capturas de pantalla. En la izquierda, Google piensa que me he equivocado y me dice: Did you mean: shopping pajamas Esto es porque cree que soy de habla inglesa y no española, concretamente inglés norteamericano (en inglés británico la palabra es pyjama). Para ser más precisos en la búsqueda, hay que tener en cuena el dominio geográfico:

El dominio del motor de búsqueda

Os muestro otro ejemplo de capturas de pantalla para ver la importancia del dominio geográfico:

La localización y el idioma de búsqueda es el mismo, pero en la imagen izquierda he buscado en google.es (ESPAÑA) y en la derecha google.mx (MÉXICO)

En este caso, la búsqueda se ha realizado en un ordenador localizado en España, pero las sugerencias de compra han cambiado mucho. ¿Por qué? Porque en la izquierda he buscado en google.es y en la derecha en google.com.mx, entonces el buscador diferencia entre el significado de la palabra carro en España y en México. Finalmente, si queremos ser muy precisos en la búsqueda localizada e idiomatizada, tenemos que «cambiar nuestro ordenador o dispositivo móvil de país»…

La localización

«El lugar virtual» desde donde realizamos la búsqueda es fundamental por muchos motivos:
• En primer lugar, no todas las páginas web están accesibles en todos los lugares del mundo.
• Además, hay veces en las que las páginas web están accesibles pero no indexadas en los motores de búsqueda (tú puedes introducir la URL en la barra de dirección, pero Yahoo no la tiene registrada en su «base de datos»
• Luego hay páginas (sobre todo de los medios de comunicación y entretenimiento) que tienen restringido el acceso a contenidos fuera de una determinada área geográfica. [POR ESO NO PUEDO INFORMARME CON EL TAGESSCHAU ALEMÁN O VOLVER A VER EL ETAPÓN DE NAIRO QUINTANA EN LOS ALPES EN EL TOUR DE 2019]

Este problema de derechos de televisión tiene una solución bastante fácil: podemos movernos a otro país de manera virtual gracias a los programas VPN, que te conectan a internet desde muchas partes del mundo (no todas, a ver si os vais a pensar que Corea del Norte os va a hacer hueco en sus servidores).

Tres consejos

Empiezo con el último de los problemas: la localización. Cuando vayáis a cambiar de país, estáis dejando de conectaros a vuestro proveedor de internet para pasar a una red privada virtual (de ahí sus siglas en inglés), así que tened mucho cuidado qué programa VPN vais a utilizar, ya que podéis encontraros con graves problemas de seguridad. Hay muchos programas en el mercado, os aconsejo que os informéis bien antes de probar uno y que probéis varios antes de comprarlo. A mí me costó días decidirme. Si buscáis en páginas especializadas en informática encontraréis muchos artículos al respecto. También tenéis un análisis pormenorizado y bien referenciado en la Wikipedia en inglés:

https://en.wikipedia.org/wiki/Comparison_of_virtual_private_network_services

No hay una ciencia exacta con respecto al idioma y al dominio geográfico. El principal consejo que os puedo dar es que penséis bien qué vais a buscar y dónde: si se trata de algo específico de un país determinado (dominio geográfico) y si una palabra determinada puede resultar clave para encontrar lo que se busca (lenguaje). Recuerdo por ejemplo en mi clase cuando tuvieron que buscar en qué localidad de habla hispana se celebra el cinco de marzo. En el momento en que alguien fallaba en una letra del mes el Google americano le decía: Did you mean: cinco de mayo. Luego hubo gente que tecleaba correctamente el día e incluso añadía palabras clave apropiadas, pero hasta que no configuraron la búsqueda en el idioma adecuado no encontraron el resultado adecuado. Otra barrera que nos solemos encontrar es la que nosotros mismo nos creamos cuando nos aparece por primera vez esta ventanita:

Feliz día de la tierra a ti también

No digo que bloqueemos nuestra ubicación cuando el motor de búsqueda nos lo pide. En muchos casos puede ser de gran utilidad. Sin embargo si que os aconsejo utilizar distintos navegadores o una ventana privada o de incógnito de los mismos. De esta forma, nuestra búsqueda de información relativa a otros idiomas o culturas no se verá limitada ni condicionada.

Por último, pero no por ello el consejo menos importante, no os conforméis con el primer resultado que os salga: no por ser el primero en el motor de búsqueda es el mejor, pero si que es a buen seguro insuficiente, porque no vale con obtener la información de una única fuente. Este último consejo lo desarrollaré más en la segunda parte de esta entrada, en la cual hablaremos además de una estrategia muy útil a la par que sencilla para afinar los resultados: la busqueda booleana

arriba