Este artículo llevaba más de una semana en la nevera porque no me pareció oportuno expresar mi indignación sobre el tema de los visados y el cierre de fronteras después del asesinato de George Floyd. Al final me he decidido a publicarlo por varios motivos, pero la razón fundamental es porque al final todo gira en torno a un gobierno que se dedica a otorgar privilegios a una élite superreducida mientras juega con la vida de muchísimas personas. Espero que no se me malinterprete: no pretendo comparar mi situación con la de millones de víctimas de un racismo rampante cada vez en más rincones del planeta. Tan sólo quería dar parte de la situación en la que me encuentro, la cual me parece lo bastante injusta como para reflejarla en mi diario. Dicho lo cual, aquí va mi historia:

Siempre me ha gustado el deporte. Soy un zaragocista que prefiere siempre que ganen los equipos modestos, Osasuna incluido, por encima del Madrid o el Barcelona (y si juegan entre ellos, que empaten y reciban sólo dos de los tres puntos posibles). He mamado el baloncesto desde pequeño con mi tío Carlos y me encanta jugar a cualquier deporte que se juegue con raqueta. Mis sobremesas de julio y septiembre (cuando se puede) son en exclusiva para las bicicletas, gran invento de la humanidad y vehículo idóneo para la movilidad urbana en el futuro. Entiendo también que para disfrutar del deporte en todo su esplendor haga falta cierta profesionalización, recursos y hasta algo de pompa y farándula en torno al negocio del espectáculo (esto último aún no lo tengo del todo asumido.). Llegué por tanto a Estados Unidos dispuesto a valorar todo lo bueno del deporte en la escuela y de ello di buena cuenta en este artículo:

Pero claro, una cosa es meterte en el partido, asumiendo que en cierto modo el circo forma parte de nuestras vidas, y otra cosa es ver negro sobre blanco como el ministro de Seguridad Nacional (cargo creado por Bush Jr. a raíz de los atentados del 11S) autoriza de manera excepcional la entrada en el país a quienes «compitan en eventos deportivos profesionales organizados por determinados grupos deportivos profesionales, incluyéndose a miembros profesionales de sus plantillas, equipos y directivas de la liga, cónyuges y dependientes». Todo ello por supuesto «basado en el interés nacional» [Lo de meter la palabra professional tres veces en dos líneas es por mantenerme fiel al texto origen] El documento oficial en inglés se puede consultar en el siguiente enlace:

https://www.dhs.gov/sites/default/files/publications/20_0522_national-interest-exemption.pdf

Explico un poco la historia, por si no me has leído antes o no me conoces de nada: llevo dos meses y medio con el culico preto porque el presidente del país en el que trabajo, en uno de sus trumpantojos, se lio a dictar órdenes de cerrar fronteras sin ton ni son pero con mucho ruido: véase la entrada de marzo https://elparte.com/staythefaqhome-question-1-the-end/

[¡Qué fuerte! Dos meses y medio echando humos por aquí y aún no me ha dao un parraque]

¿En qué me afecta esto? Muy resumidamente: a pesar de estar trabajando para una escuela pública suya, tengo prohibida la entrada en el país si he estado en Europa en algún momento de los catorce días anteriores. Todo esto gracias a una proclamación del presidente, en la que había múltiples excepciones, pero mi visado J1 no estaba entre ellas, algo obvio teniendo en cuenta que se trata de un visado para favorecer el intercambio cultural, palabras que no caben debajo del pelo color Cheetos de este señor.
• Espero haberme explicado más o menos para que entendáis mi cabreo por lo que viene ahora:

Seguro que a todo el mundo le suena de las películas aquello de «empleado/a del mes», ¿verdad? Efectivamente, aquí hay honores de todo tipo y para todo fragmento del calendario, y en educación no podía ser menos. Pues bien, este año el Departamento de Educación de Indiana, en un gesto de reconocimiento, tuvo a bien nombrar a tod@s l@s profesor@s del estado (la arroba me viene al pelo con todo esto del aprendizaje digital) Docente del Año [que en inglés se le dice TOY por sus siglas] Les adjunto un autorretrato mío con mi flamante diploma:

Yo creo que he salido bien en el selfie

Insisto que el detalle está bien, pero no tendría de por sí la relevancia como para dar parte de ello. Ahora bien, si te mandan el diplomica y minutos después te enteras de que mis libros y mis apuntes no valen pa nada a la hora de volver a entrar en el país y que lo tengo que hacer es dedicarme a la raqueta (lo que comentaba antes de las excepciones de los deportistas profesionales), comprenderán que se me quede cara de tonto.

No obstante, debo reconocer que estoy mezclando un poco churras con merinas, ya que las fronteras es un tema federal (es decir, a nivel nacional), y la educación está sumamente descentralizada, no sólo por estados, sino también por la fuerte autonomía de la que disponen los distritos escolares. Ya había oído también alguna vez lo del cursus honorum bien definido de abajo a arriba, y el ejemplo lo encontré en la que firmaba el diplomica, que según Wikipedia empezó de maestra de educación especial, pasó a ser jefa de estudios, luego directora, luego directora de directoras, luego cargos de responsabilidad o consultivos en órganos de coordinación interterritoriales y finalmente consejera de Educación en el estado Indiana. A lo que voy, ¡qué culpa tendrá esta señora de que yo me haya enterado de lo del ministro de interior dando privilegios a los deportistas justo después de que me llegue el detallico de lo de TOY [docente del año]! No es que sea para rasgarse las vestiduras, pero la cosa tiene guasa. De poco me sirve el diplomica cuando luego me van a tratar como portador de pandemia y no de conocimiento. Y encima, a la secuencia 1. Docente del año – 2. Privilegios para deportistas, hay que añadirle un tercer tiempo: 3. ¡EL ALFREDO TERMINÓ EL CURSO!🎉🎉🎉 Como comprenderán la entrada en el diario estaba servida 😀 

Postdata: Creo que le voy a coger el gustillo a despedir las entradas con un temita, así que les dejo el enlace a la canción que me resonaba en la almendra mientras escribía: https://youtu.be/MmBNB6Yzgiw

arriba