El CoViD con toques republicanos (finale): Virologueando a lo cuñado

Los partes anteriores estuve comparando el sureste de Indiana en Estados Unidos con el barrio de Las Delicias en Zaragoza.

En el primer parte me centré en el tema de la mascarilla:

En el segundo parte, comenté un poco un artículo del Washington Street Journal y los eventos lúdicos que había en Lawrenceburg (Indiana):

No es por autopromosionarme, pero si has llegado hasta este parte, creo que merece la pena leer los anteriores para ponerse en situación, ya que en esta entrada voy a divagar sobre la pregunta sobre la que pivotan las vidas de todo el mundo: Cómo hacer para que el bicho no se propague.

Para ello, me voy a poner el batín de cuñado y voy a aprovechar lo del ABP/PBL, una corriente metodológica en la escuela sobre la que también he dado parte (sé que soy pesado, pero tengo que dejar el enlace por si a alguien le interesa el tema: https://elparte.com/vuelta-al-cole-parte-uno-rebobinado/ )

El problema con el que me encuentro y que según esta metodología debería aprovechar para aprender es fácil de intuir si me habéis leído los partes de CoViD con toques republicanos:

  • ¿Por qué tenemos tan pocos casos en el sureste de Indiana si los casinos, los coles, los conciertos, los deportes escolares, etc. funcionan casi a pleno rendimiento?
  • ¿Por qué en España hay tantos casos cuando ya no se puede ni fumar por la calle y la imposición de la mascarilla se cumple a raja tabla, y sin embargo aquí la mascarilla en la calle no la lleva NADIE y la gente se sigue tirando el humo a la cara DENTRO de los bares de billares?

[Por si alguien todavía no lo ha cogido, lo que viene a continuación son mis pajas mentales basadas en lo que he visto, he leído o he oído a un lado y otro del Atlántico. Cualquier parecido con la ciencia es pura coincidencia]

Todo lo que voy a decir me duele bastante en mi corazoncito americano. Si me atengo a los datos de contagios aquí, tengo que terminar por aceptar que lo de la mascarilla en la calle es una medida que aquí apenas tiene repercusiones. Y eso supone de algún modo dar la razón a los republicanos (el partido de Trump), ya que aquí el tema de la mascarilla ha quedado polarizado según la tendencia política: la gente partidaria de Trump se niega a llevarla y son las filas del partido demócrata las más proclives a usarla. Dicho lo cual, paso a dar una posible respuesta al problema planteado en las dos preguntas anteriores, no sin antes dejar el enlace de los datos oficiales del gobierno de Indiana, por si alguien quiere ir a la fuente estadística.

En primer lugar, creo que no me equivoco al decir que la forma de repartirnos por el territorio juega un papel fundamental. Ya lo apuntaba en el primer parte de esta serie cuando señalaba que en Las Delicias las personas están mil doscientas veces más apretujadas que aquí (condados de Dearborn y Ripley). A nadie le pilla por sorpresa esto. En segunda lugar se encuentra la forma de vida y relacionarse. Dos ejemplos muy claros: las compras y la forma de saludar o mantener una conversación.

En España tenemos los fantásticos mercados, donde la gente se agolpa a comprar. Y cuanto más barro mejor. es verdad que el emporio del señor Roig ha hecho mucha pupa a los comercios tradicionales de los mercados de barrio, pero al final, el aglutinamiento es parecido. Aquí no me he encontrado nunca el supermercado abarrotado (salvo esos días de marzo en los que la gente hizo acopio de papel higiénico y de todo lo que pudo, que eso también fue internacional). No sé si es porque la gente cocina poco y come mucho fuera, porque los supermercados tienen unos horarios muy amplios (que conste que los domingos los trabajan en su mayoría estudiantes y no personas con obligaciones familiares) o porque la demanda está más repartida, pero el caso es que nunca he tenido que esperar más de dos minutos para pasar por caja.

Las convenciones sociales también cambian bastante aquí. El besuqueo y el abrazo típico mediterráneo; los corrillos de conversación, el volumen de la voz cuando se habla, la distancia entre personas: todo es muy CoViD friendly en España. El ejemplo más claro que he visto aquí es los corrillos de profesores. Entre que estoy un poco teniente, lo lejos que nos ponemos, lo bajico que hablan y el acentaco que gastan por aquí, el año pasado me costaba horrores poder seguir el tema del que hablaban. Y este año, que venía bien rodado y que ya había sintonizado el orejo con el inglés de Indiana, cogen y nos plantan la mascarilla. Esta claro que el destino no quiere que me relacione con esta gente.

Luego podría elucubrar con que aquí se haya alcanzado una cierta inmunidad de rebaño o que el clima condicione los contagios o la gravedad del virus, pero aquí ya sí que no me atrevo a entrar, porque sería hablar por hablar (o escribir por escribir).

Triple disclaimer:

  1. Igual doy parte el 30 de agosto y el 2 de septiembre me encuentro yo con cuarenta de fiebre y con la escuela cerrada. Todo lo leído no deja de ser «mi personal radiografía de este instante» No obstante la cosa pinta bastante bien, y no lo digo sólo para que a mi madre no le de un apechusque.
  2. Les escribe una persona que cumple las recomendaciones sanitarias escrupulosamente, que se ha autocuarentenado dos veces sin haber tenido contacto con persona positiva en CoViD, y que cuando nos pidieron en julio que no saliéramos de Zaragoza, hice caso y me jodí buena parte de mis vacaciones.
  3. Lo de las estadísticas es algo que siempre está en tela de juicio. Sin embargo, lo que nos dicen en la página web del estado de Indiana cuadra bastante con los datos de estudiantes en cuarentena que tenemos actualizada diariamente: bastantes testados, pero apenas ningún caso positivo.

Os dejo dos foticos que bien pudieran describir mi estado de ánimo. Una es del mes de marzo, la otra de este fin de semana:

El proximo parte intentaré centrarme en los coles, por si hubiera algo aprovechable de lo que estén haciendo aquí para llevar casi un mes en las aulas sin que la cosa se haya ido de madre.

EDITO para dejar el enlace al parte de los coles:

arriba