OTR: black (and red) álbum. 2001-2020

Hay una frase atribuida a Mark Twain que dice que la Historia no se repite in itself*, pero a menudo rima.
*No me atrevo a traducir de por sí al no existir un contexto en el que se enmarque la frase.
Pues bien, en mi tozudez por buscar caminos secundarios, en estos momentos de la película diría que en la Historia encontramos muchos estribillos que poquísimas personas recuerdan, algunas alcanzan a tararear, pero la gran mayoría ni sabríamos decir de qué van.

Minneapolis, 2015. Presentación de la novela gráfica «Mark Twain tenía razón»

OTR: 2001-2016

OTR responde al nombre de Over-the-Rhine (en español sobre el Rin o al otro lado del Rin, ya tendré tiempo durante mi confinamiento por la patria para contaros de dónde viene el nombre o darle vueltas a la traducción) OTR es un barrio de Cincinnati que en tan solo siete años pasó de estar catalogado como el barrio más peligroso de Estados Unidos (https://thecrimereport.org/2009/06/23/cincinnati-neighborhood-called-most-dangerous/) a uno de los más molones (https://www.wcpo.com/news/local-news/hamilton-county/cincinnati/otr-ranks-among-top-15-coolest-neighborhoods-in-north-america) y hípsters de la nación (https://www.jetsetter.com/magazine/hipster-cities-in-america/#cincinnati)

Esto es un proceso de gentrificación de manual. Muy rápidamente y de una manera simplona: Gentrificación es cuando la gente humilde tiene que marcharse de su barrio porque sus calles de toda la vida se han puesto de moda (por planificación urbanística, por turismo, por un determinado grupo social, por pura especulación o por todo un poco). Lo que en un principio parece un sueño se convierte pronto en una pesadilla por el aumento de los precios y la pérdida de la identidad que caracterizaba al barrio. Insisto: grosso modo y brocha gorda, que ni soy geógrafo ni lo he vivido en mis carnes [intentaron plantarnos el moderno barrio del AVE en Delicias, pero les pilló una de estas crisis a las que nos acostumbra el sistema. Ahora parece que vuelven al ataque con macrotorres enjambre, verás como llegue otra pandemia y otra vez ni nos atrevamos a tocar el botón del ascensor]

Si fuera más riguroso y menos cuñao, seguro que encuentro modelos o ejemplos en los que se consigue integrar lo antiguo y lo nuevo, llegando a armonizar la convivencia y facilitando vínculos y puentes entre ambas partes. Lo de riguroso en mí es chungo, pero creo que puedo desprenderme del lado más visceral (por muy difícil que sea en este capítulo de la historia) e intentar aportar distintos puntos de vista a través de periodistas que han tocado el tema (me cuesta, pero intento no olvidarme que hay que coger los medios con cautela). Empecemos con ella:

(Si no has podido ver el vídeo es porque te encuentras fuera de los Estados Unidos. Básicamente es un resumen del artículo y lanza una pregunta al final animando a sus videoyentes a que dejen su opinión sobre qué les parece positivo o negativo de transformación del barrio) Emilie Eaton publicó un reportaje sobre la gentrificación de Over-the-Rhine en el Enquirer de Cincinnati cuando se cumplían quince años del asesinato de Timothy Thomas, un joven desarmado abatido por un policía en este mismo barrio. Al igual que ahora a raíz del asesinato de George Floyd, hubo una ola de protestas en la ciudad con fuertes disturbios y toques de queda, con OTR como epicentro de la movilización social. Este es el artículo: https://www.cincinnati.com/story/news/2016/04/10/what-over–rhine-look-like-15-years/82270534/

Está pendiente que yo publique la traducción completa del artículo, donde encontramos diversos testimonios a favor y en contra de la transformación del barrio. Mientras tanto, sí que puedo dejar aquí un extracto del mismo en el que se recogen sugerencias vecinales para fomentar la equidad en el barrio y una gráfica del periódico con la evolución de la población según razas:

  • Entablar conversaciones reales y auténticas en las que todas las partes tengan oportunidad de expresarse
  • Incluir a una variada representación de residentes en las juntas de organización y comisiones de seguimiento
  • Desarrollar la vivienda con precios accesibles y ajustadas al mercado.
  • Facilitar oportunidades de negocio y emprendimiento para minorías y residentes en Over-the-Rhine
  • Desarrollar infraestructuras para las necesidades de residentes de ingresos bajos, como lavanderías, ferreterías y tiendas de ropa infantil
  • Facilitar a sus residentes la inserción laboral en las nuevas tiendas y restaurantes
  • Ofrecer más opciones de aparcamiento para residentes en Over-the-Rhine

Otro artículo interesante lo encontramos de la mano de Colin Woodward en Politico, también publicado en 2016.  En él nos cuenta la historia de la resistencia vecinal y las negociaciones con el ayuntamiento y los consorcios que buscaban la gentrificación de Over-the-Rhine. Aquí va otro fragmento:

«Dos balazos separados por cinco años romperían el tablero de ajedrez. [Se refiere a que el proceso de gentrificación se precipitó a raíz de los dos homicidios que relata a continuación] El primero ocurrió la mañana del 15 de noviembre de 1996. Wilbur Worthen, un enfermo mental de 56 años con quien Buddy Gray [trabajador social y activista del barrio] mantenía amistad, irrumpió en la oficina de Gray y lo mató con una magnum 357. Dos mil personas marcharon por las calles de O.T.R. en su honor, pero el movimiento antigentrificación había perdido un líder irremplazable.

El segundo ocurrió delante de The Warehouse [una discoteca] la noche del 7 de abril de 2001, cuando Steven Roach, un policía blanco, perseguía a Timothy Thomas, joven negro al que se le buscaba por 14 delitos menores, la mayoría infracciones de tráfico. La persecución terminó en un callejón detrás de [la calle] Vine, cuando Roach disparó a Thomas en el corazón, quien resultó no encontrarse armado.»

OTR: 31 de mayo de 2020

Una marea negra inunda Cincinnati cuando miles de personas concentradas en el parque Inwood comienzan a marchar bajando por Vine Street, la arteria principal del barrio de Over-the-Rhine.

Vine Street

Me resultó muy simbólico ver cómo la población negra que se vio empujada calle arriba en el proceso de gentrificación era la que canalizaba la protesta ciudadana que transcurría calle abajo. Un par de horas después recibía mi segunda notificación de alerta extrema desde que estoy en Estados Unidos. (De la primera ya di parte en este artículo: https://elparte.com/tornado/ )

Te mandan pa casa, sí; pero con un español inmaculado ¡Hasta la numeración de las fechas!

A diferencia de la anterior, la alerta esta vez era en español. [Me dejo de deberes para el curso que viene averiguar por qué las recibí en distintos idiomas] En cualquier caso, mucha gente desafió el toque de queda y la noche del domingo terminó con cientos de detenciones y quejas por las condiciones en las que se encontraban las personas en los calabozos. Hoy lunes uno de junio el toque de queda continúa y se amplía una hora más. De hecho, cada vez son más las horas y las áreas en las que se decreta el toque de queda. Si tuviéramos que medir la magnitud de la revuelta a través de este indicador, con la de hoy ya se igualan las cuatro noches que permaneció Cincinnati con toque de queda en abril de 2001 a raíz del asesinato de un vecino suyo. Aunque esta vez el crimen se haya producido a más de mil kilómetros de distancia, la rabia y la indignación se sienten muy de cerca. George Floyd, Rest In Power

Ad pacem
arriba