Pongamos que hablo de Madrid

Pensaba que iba a cumplir lo de dejar aparte mi diario y centrarme en las oposiciones, pero al final no he podido resistirme. Pensé que mi efervescencia política bajaría con el asentamiento de Joe Bolividen en el poder, pero no ha podido ser. Primero fue Murcia, haciendo de esta señora consejera de educación:

Y ahora viene la peor calaña de Madrid, a hacer del gobierno regional un castillo de naipes (del inglés House of Cards) en el que lanzar órdagos al gobierno de España. Ya está bien, hombre. Pensé que con la derrota de Trump podría respirar tranquilo, pero no. Sus acólitos europeos vienen a por todas y Madrid es el punto de partida, pero el mes que viene tocan las del parlamento de Sajonia y las departamentales en Francia. En todas ellas se esperan buenos resultados por parte de la ultraderecha, con la diferencia de que en España los conservadores pactan con ella, mientras que en Francia y Alemania no. Otra notable diferencia es que tanto el Partido Nacional Demócrata alemán como el Frente Nacional francés defienden los servicios públicos y un anticapitalismo con mayor o menor intensidad. Los neofranquistas españoles tienen la desfachatez de apoyar el capitalismo más salvaje, mermar las estructuras estatales y proponer medidas como la liberalización del suelo (¿ya nos hemos olvidado de lo que pasó con la anterior burbuja inmobiliaria o qué?)

Ahora bien, parece que si alertas de los peligros del partido verde KaKKi, eres un peligroso estalinista. Recuerdo un libro de Enzo Traverso que leí hace años en el que explicaba como en los años de la Guerra Fría occidente gestó la idea del comunismo y el nazismo como dos caras de la misma moneda totalitaria. Al veinteañero de aquel entonces le parecían cosas de la prehistoria, y sin embargo, mira. En pleno año 2 después de la CoViD y aquí seguimos con la misma historia. Ya en su momento dejé por aquí la idea de que Mark Twain tenía razón en una novela gráfica:

Y es que vienen con la misma historia:

  • Te dirán que los comunistas vienen a acabar con todo cuando vean que las fortunas de unos pocos se pongan en tela de juicio.
  • Te dirán que los valores patrios están amenazados cuando vean que peligran sus derechos de cuna.
  • Te dirán que niegues quien es diferente a ti porque no interesa cuestionar la doctrina que les ha servido para mantener sus privilegios.
  • Te dirán que la clase política es la culpable de todo porque lo que les interesa es mermar la democracia.

Nos dirán muchas cosas y terminaremos creyéndolas porque tienen los bolsillos llenos para posicionar su mensaje en las redes sociales y los escrúpulos vacíos como para buscar chivos expiatorios a los que criminalizar, para así canalizar el discurso xenófobo y/o racista hacia su voto. Y eso a mí me hace especialmente pupa por la que me toca.

Cuando el de fuera eres tú

Por si alguien no me conoce, trabajo en Estados Unidos y me ha chupao esa monserga muchas veces, pero desde el lado de los menas. La última que me es coció fue cuando un desustanciao me soltó que me fuera a poner la vacina a mi país cuando es aquí donde estoy dando el callo.

Y hablando de dar el callo, estos dirigentes neofranquistas poco saben de eso. El hijo del marqués de Valtierra y su mujer, Rocío Monasterio, han vivido de la especulación urbanística que destrozó la vida de muchísima gente (y que ahora quieren volver a revitalizar, por cierto). Y lo más cojonudo es que nos lo comeremos con patatas y volveremos a caer en la trampa de las hipotecas perpetuas y el endeudamiento hasta el cuello. Por lo menos esta pareja es congruente con lo de la empresa privada, porque lo que es su líder, ni eso. Santiago Abascal, el señor que pidió hasta tres prórrogas para librarse de la mili (eso es servir a España). El señor que lleva media vida en política (eso es predicar con el ejemplo). Una Cayetana de Chamberí me dijo que igual lo votaba por su figura de empotrador. Efectivamente, hay que tenerlos bien gordos para ensalzar lo militar y la antipolítica viniendo de donde viene. Y ya que estamos, Pablo Iglesias será el demonio y tendrá muchos defectos; pero este paso atrás que está dando vaticina que cumplirá lo que dijo cuando entró al parlamento europeo hace siete años, que en la política se está de paso. Entonces veremos si son capaces de ponerle cuernos y rabo a Yolanda Díaz, porque por ahora lo tienen complicado.

Al igual que los chisperos no eran de Chamberí, Chamberí no fue siempre de los pijos y una suerte de barrio de Salamanca 2.0. No obstante, no hablaré del disco de Mägo de Oz, no sea que algún puritano del rock bunburizado se mofe si digo que es el mejor album de rock ibérico.

arriba