Víspera de todos los santos

Ayer me fui a trucotratear con José y Azucena [buenísimo el risotto, maestra] los otros dos profesores visitantes que quedan en la zona después de la marcha de los demás durante la primavera de la pandemia. Lo del truco o trato creo que es de sobras conocido allende los mares (y no me refiero al del Decathlon de Barcelona xDDD), ya que la tradición de ir pidiendo caramelos por las casas y celebrar Halloween es algo extendido por Europa. Lo que quizás no sea tan conocido es que la propia palabra Halloween provenga de All Hallow’s Eve, traducción literal de Víspera de Todos los Santos, y lo que seguro será difícil de saber es si el calendario cristiano hizo coincidir su día de difuntos con una tradición pagana celta, lo cual supondría que una tradición se esté imponiendo sobre otra que a su vez se apropió de los orígenes de esta primera. ¿Es pa flipar o no?

Mucho mas que chuches

Más allá de polémicas culturales egocentristas para ver quién la tiene más grande (la tradición me refiero), lo de Halloween es un hito en el calendario para mucha gente en general y para la industria del dulce en particular. Pero esta exaltación de la glucosa no se reduce a la entrega de caramelos. Aquí en Estados Unidos son muy cracks en lo de la puesta de escena y ayer lo pude comprobar en vivo y en directo una vez más.

Greendale, víspera de todos los santos de 2020

Y es que lo de este pueblo (Greendale) con esta celebración (Halloween) tiene su mérito. Se podía ver que las familias se tomaban en serio todo: el galardón a la casa mejor decorada, la selección de canciones que sonaban en sus cocheras con los bafles enfocados a la calle, los disfraces, el atrezzo, los gadgets,… Todo el pueblo disfrutaba con música, disfraces y material para calentarse (tanto avituallamiento como braseros bien elegantes). Mientras la muchachada iba de un lado a otro llenando sus canastos buscando «los chollos» que decía Mateo, la gente mayor se congregaba en los porches y celebraban su Halloween con otro tipo de glucosa.

De la destilería al cementerio

No sé si esto hará mucha gracia en Greendale, pero la ciudad (más adelante explico el por qué de esta categoría) es una spin-off de Lawrenceburg.

Lawrenceburg, ciudad de largo recorrido en la escueta historia de Indiana, recibe el apodo de la Whiskey City por sus destilerías. Yo siempre había pensado que esta ubicación no podía ser casual, pero hasta que no vi este video no sabía acertar bien en el por qué:

Yo intuía que el agua tenía mucho que ver, por el río Ohio navegable o por la cantidad de riachuelos, pero de ahí a saber que tengo un acuífero enorme justo debajo… El caso es que los recursos hídricos atrajeron las destilerías aquí, entre ellas la famosa Seagram’s, cuyas famosas botellas de Ginebra todavía llevan el topónimo en la etiqueta. No nos resulta complicado imaginar que el bullicio generado por esta actividad alcohólica espantara a las gentes del lugar monte arriba en busca del descanso dominical, desembocando en «especulación inmobiliaria» y la creación de viviendas residenciales a finales del siglo XIX. Lo de especulación inmobiliaria no lo dice el rojeras de elparte.com, son las palabras textuales ¿Joey Linch? (lo de transcribir los nombres es chungo de narices), la lugareña que aparece en el vídeo.

Volvamos al tema de las almas: Resulta que esta lugareña (en el vídeo nos dicen su nombre pero no a qué se dedica) menciona la longevidad de la Asociación del Cementerio de Greendale, cuyos inicios se remontan a 1867, antes incluso de que quedara registrada la población de Greendale que emergía a las afueras de Lawrenceburg. De hecho, describe el pueblo como el terreno que va desde las destilerías hasta el cementerio, lugar este último al que se le dedica una buena parte del video y se deja entrever su uso lúdico como parque. Resulta además que un libro de topónimos editado por la Universidad de Indiana menciona la posibilidad de que el pueblo recibiera su nombre por el cementerio.

Una de Toy_History

Para rematar, un poco de turra con la historia, que no sé si a alguien le importa, pero a mí me entretiene un ratico. Prueba de ello la tenéis en este parte, donde ya me planteaba las dos preguntas que me vinieron a la cabeza con Greendale:

QUESTIÓN NAMBER WUAN: ¿Cómo sabemos cuando una localidad es pueblo, pedanía, ciudad, villa o cúmulo de ranchos? Joey Linch (o como quiera que se escriba el nombre de la señora del vídeo) menciona que Greendale fue aceptada como ciudad en 1995, lo cual me ha dado la pista para saber que los estados piden una serie de requisitos para que una agrupación de casas se constituya como pueblo o que un pueblo pase a ser una ciudad, sin importar tanto el número de habitantes como su nivel de interdependencia interna o de independencia externa. [En verdad lo único que he visto es que lo decide el estado y no tengo la más remota idea ni de los requisitos ni de lo que se tiene en cuenta, pero se me ocurrió la frase en negrita y la tenía que colar por algún lado]

QUESTIÓN NAMBER CHU: Habida cuenta de las fechas que nos da la señora y que aparecen por internet, ¿qué hacía un cementerio en un pueblo que todavía no existía? La misma señora resuelve el enigma cuando comenta que es un cementerio compartido entre los dos municipios (Lawrenceburg y Greendale) lo cual parece dar más fuerza a la idea de que el cementerio dio nombre al pueblo.

QUESTIÓN NAMBER ZRI O CHUPOINTWUAN: Sigo sin saber de dónde viene el nombre de Greendale. Podría ponerme a elucubrar con lo que encuentro por Google, que no sé si tiene más de truco o de trato, pero creo que no es el momento. Además, tengo ganas de ver si HBO cambia alguna coma del guión de Patria y Bittori, la viuda del empresario asesinado por ETA se…

LA VIDA SE CONMEMORA – LA MUERTE SE RECUERDA – LAS FAMILIAS SE REÚNEN – LAS MEMORIAS SE HACEN TANGIBLES Y EL AMOR SE MANIFIESTA. ESTO ES UN CEMENTERIO

Piedra a la entrada del cementerio (y parque) de Greendale, Pensilvania https://www.greendalecemetery.org/

arriba