Vuelta al cole (parte uno rebobinado)

En plena vorágine de inicio de curso, el parte pasado me metí de lleno en el mundo de la educación, sin parar cuenta de que la gente que me lee no tiene por qué conocer los entresijos del currículo educativo, así que voy a rebobinar la grabación y comentar la propuesta de Pablo Casado de manera más escalonada (o andamiada, que es la traducción para otro término que se empieza a usar bastante en educación, una vez más, cómo no, en su voz inglesa scaffolding[Gracias las personas que de una forma u otra me dejaron ver que estaba en mi burbuja]

Muy grosso modo: las asignaturas que se cursan en los institutos de España se dividen en obligatorias y optativas, y dentro de las obligatorias encontramos las asignaturas o materias llamadas troncales, que son aquellas que se cursan todos los años y constituyen el tronco de lo que la muchachada aprenderá en nuestras escuelas. A partir de los catorce años empiezan a optar por una rama u otra en función de las optativas que elijan. Recordemos que estamos hablando del sistema educativo de España. En otros países como Alemania, si bien es cierto que existen algunas escuelas unificadas, se segrega al alumnado a partir de los diez años y las materias que cursen serán más o menos complejas en función del itinerario que hayan tomado.

El caso de Estados Unidos (o por lo menos el de Indiana, que es el que conozco) podríamos decir que es una mezcla de España o Alemania. Aquí las materias que eligen no supone subir al árbol por una rama u otra, sino a un punto más alto de la copa. En España se suele obtener el título de la ESO con dieciséis años y el de Bachillerato o Grado Medio (la FP de toda la vida) con dieciocho. Por lo que llevo viendo aquí en Estados Unidos, la gran mayoría obtiene su título de Educación Secundaria (lo cual incluiría el bachillerato) con dieciocho años y junto con la promoción con la que empezó una vez acabados los doce años de escolarización. Es decir, no hay apenas repeticiones. Si bien se dan casos de abandono escolar (dejar la escuela por los motivos que sean), el fracaso escolar (no conseguir aprobar el mínimo de asignaturas establecido para la obtención del título) es ínfimo, y esto se debe a que tanto el tipo como la dificultad de las asignaturas cursadas varían enormemente en función de la persona, y el tronco del que hablábamos para el caso de España se restringe a muy pocas asignaturas que van cursando con cierta flexibilidad durante los últimos cuatro o cinco años de educación secundaria. La diferencia entre la titulación que reciben reside en lo que en español se podría llamar mención. Si has cursado determinadas materias puedes tener acceso a ciertas universidades y si dentro de esas materias has superado ciertos niveles podrás diplomar con honores. 

Dicho lo cual, vuelvo a la propuesta del Partido Popular de que la asignatura de Tecnología pase a ser troncal. Se puede escuchar en el siguiente vídeo; minuto 13 clavao (que ni hecho adrede, oiga)

Vamos a aceptar como válida mi hipótesis de que los tiros de Casado van por la filosofía STEM/PBL o en español CTIM/ABP (un aprendizaje basado en problemas o proyectos a través de la integración de las Ciencias, la Tecnología, la Ingeniería y las Matemáticas) y vamos a obviar que un mayor peso de esta pedagogía supondría una merma en la enseñanza de las humanidades, las ciencias sociales y las artes. ¿Cómo sería una escuela STEM/PBL en un pueblo de Teruel por ejemplo? Como siempre ha de partir de un problema o un proyecto, vamos a imaginar que en este pueblo hay un debate en torno a la implantación de un parque eólico en la sierra de su término municipal. En Ciencias trabajarían el ecosistema en el que se quiere construir dicho parque eólico (el impacto medioambiental, el tipo de suelo, las especies protegidas que pueden verse perjudicadas, etc.); en Tecnología verían lo que son los molinos de las centrales eólicas, cómo se transforma el viento en energía, etc; y en Matemáticas se encargarían de todas las cuentas que hay que echar al respecto, incluyendo posiblemente cosicas de la economía. Una vez se han desarrollado los contenidos necesarios en clase y se han dedicado el número de horas que sean, cada estudiante o cada grupo presentaría sus resultados o sus impresiones, normalmente guiadas por una pregunta clave del tipo:

  • ¿merece la pena implantar un parque eólico en el pueblo? ¿Por qué sí o por qué no?
  • ¿Es posible crear un parque eólico en la sierra? ¿Por qué sí o por qué no?
https://www.flickr.com/people/70626035@N00

Volviendo al resto de asignaturas y la educación integral en nuestras escuelas. No voy a negar que las ciencias sociales pueden adquirir cierto protagonismo en todo esto. Para el caso del parque eólico basta con pensar en que la economía, la interacción del ser humano con el paisaje y por tanto la geografía tanto física como humana tienen que estar presente. Y si nos ponemos a escarbar, no digo yo que cada una de las asignaturas podría encontrar su huequito en este modelo de enseñanza. Sin embargo, a mi juicio el problema se encuentra en aparejar este tipo de aprendizaje a las asignaturas que componen la sigla STEM o CTIM. ¿Por qué no aplicar a otras materias esta metodología basada en cuestiones que ni google ni los libros de texto resuelven?

Y vuelvo al pueblo de Teruel. Imagenimos otra pregunta en lugar de las del parque eólico: ¿Cómo ha cambiado nuestras vidas el coronavirus? En Historia trabajarían otras pandemias pasadas para buscar lugares comunes ajenos al paso del tiempo, en Filosofía trabajarían a Foucault y sus estudios de cómo el poder controla los cuerpos de las personas y en Lengua leerían textos periodísticos actuales al respecto. No cabe duda de que las Matemáticas tendrían su sitio a la hora de trabajar las famosas estadísticas a las que la ciudadanía presta más atención que nunca y en Ciencias tratarían el tema epidemiológico a través de la biología. 

En fin, que lo que el Departamento de Educación de Indiana nos propone con esto del STEM/PBL resulta muy interesante, pero no sé si por hipersensible o por paranoíco, parece como si tendiera a dejar de lado una parte fundamental de la educación. No obstante, como casi siempre, a este lado del Atlántico ya me he acostumbrado a lo de una de cal y una de arena, y mientras escribía esto, me llegaban noticias de que este mismo Departamento de Educación de Indiana recomienda la incorporación de estándares de justicia social en el currículum: https://www.wlwt.com/article/indiana-department-of-education-recommends-incorporating-social-justice-standards-into-curriculum/33525143

arriba